la gran carpa de un circo
se tiñe de gris, y sonríes mientras
suplicas que un sol derrame risas
acompañe tu brisa
acompase las voces
y se apiade de prisa,

se apiaden ellos que no tienen la primavera tan frugal
venciendo esos fríos,
se apiaden ellos que no tienen el
otoño tan sobrio
venciendo esos fuegos,
se apiade la roca que somos vida
mientras tú existas,

y se viste de gala la vida, al ver
estrellas aún sin vida,
los ojos que reflejan son sueños
...